Nuestra cocina

 Nuestra oferta gastronómica está basada en la cocina regional y tradicional asturiana, la elaboramos diariamente con la máxima delicadeza y mimo. Utilizamos productos de temporada de nuestra propia huerta y trabajamos directamente con pequeños productores locales. Elegimos cuidadosamente los mejores productos de proximidad: las carnes son de ternera asturiana y los pescados del Cantábrico; cocinados con aceite de oliva virgen extra de la máxima calidad

Desayunos
Nada mejor para empezar el día que un buen desayuno casero.

Nuestros huéspedes podrán disfrutar de la auténtica repostería tradicional hecha desde siempre en las casas asturianas con los aromas y sabores que nos recuerdan a nuestras abuelas en las cocinas.

Entre las opciones dulces se encuentran: bizcochos de nata, galletas, rosquillas, hojaldres rellenos, brazos de gitano, o los más típicos de nuestra tierra: casadielles, frixuelos, picatostas todo ello elaborado diariamente en nuestra cocina, porque nos encanta ofrecerte lo mejor con el máximo de mimo y esmero.Completamos nuestro desayuno con un zumo de fruta de temporada recién exprimido, o bien con fruta fresca, un yogurt casero con mermelada, tostadas de pan de leña con mantequilla y mermeladas caseras o miel de la zona.

Para que el desayuno sea más contundente lo complementamos con la parte salada; ofrecemos huevos recién hechos, hojaldres salados, jamón y queso de la zona, o pan de leña con tomate recién rallado con excelente aceite de oliva virgen extra.

Por supuesto, no podría faltar, todo ello acompañado de un café recién hecho o una infusión.

Después de un completo desayuno estaremos preparados para empezar un nuevo día
y disfrutar de una nueva ruta por Asturias

Cenas
Al caer la tarde ofrecemos a nuestros clientes un menú de cena igualmente esmerado y reconfortante, con varios platos a elegir

Empezamos con una crema de verduras, una sopa o un caldo de pescado para poner el cuerpo a tono.

Primeros platos de ensaladas variadas, quesos asturianos, verduras a la plancha o patés caseros.

Como plato principal: huevos fritos o en revuelto, carne de ternera asturiana, pescados del Cantábrico o alguno de los platos más típicos de la cocina asturiana, como son las patatas, cebollas o el repollo relleno.

Terminamos nuestra cena con un delicioso postre casero: tarta de queso, de manzana, un frixuelo relleno o helado de vainilla con chocolate caliente. La opción más ligera, pero también de elaboración propia, un yogurt natural.

Y para terminar el día nada mejor que un café o infusión caliente,
o bien una copa o licor a la luz de las velas en nuestro porche…
y listos para ir a descansar